Lavandina: cómo usarla de manera segura para higiene y desinfección

La desinfección de superficies es esencial para ayudar a proteger a tu familia al igual que la desinfección de algunos alimentos. Sin embargo, es importante conocer cómo hacerlo correctamente, en función del uso que se le quiera dar y con productos que hayan sido avalados por la ANMAT.

1588867233_933616_1588867579_noticia_normal

La lavandina ha demostrado que es una aliada indiscutible a la hora de prevenir enfermedades por su eficacia en la limpieza y desinfección del hogar, aunque antes de comenzar a utilizarla es necesario conocer cómo debe diluirse para evitar complicaciones.

La lavandina es una solución de hipoclorito de sodio que permite eliminar un amplio espectro de gérmenes (virus y bacterias), aun cuando es aplicada en bajas concentraciones.

Es por eso que es de suma importancia que para su elaboración se usen materias primas certificadas que aseguren su calidad y garanticen un producto de alta pureza.

Cómo usar la lavandina

En primer término y sobre cualquier concepto la lavandina debe ser utilizada siguiendo las instrucciones de uso del fabricante, citas en el dorso de cada envase y desarrolladas por el departamento científico.

La calidad de las materias primas y los procesos certificados, al igual que la estabilidad del producto son los garantes de la desinfección y son puntos indiscutibles para el uso responsable y efectivo en la limpieza o la desinfección de alimentos.

También es de suma importancia conocer cuál es la dosis exacta que indica el fabricante en el rótulo y el tiempo que debe estar la sustancia en contacto con la superficie.

Es por eso que es de suma importancia comprar productos que estén aprobados por la ANMAT, el ente regulador nacional, y conocer cuál es su función.

Además, es importante utilizar la solución dentro de las 24 horas luego de su preparación y mantenerla fuera del alcance de niños y mascotas.

Cómo realizar una limpieza de manera segura

Más allá de las proporciones y el tiempo de aplicación, adquirir un producto que esté aprobado por la ANMAT es un punto indiscutible a la hora de una limpieza efectiva, ya que cuando se desconoce la concentración del hipoclorito de sodio es posible caer en una incorrecta desinfección de superficies y/o productos o bien correr un riesgo sanitario en su uso.

Dime para qué lo usarás y te diré cuál es su preparación

Antes de comenzar a usar la lavandina debe tenerse en cuenta cuál será su función, ya que no son las mismas proporciones si se aplicará para desinfectar alimentos que si se utiliza para la higiene de grandes superficies.

Es por eso que, a modo de receta y tras haber leído el rótulo, están son las proporciones:

• Grandes superficies: Diluir 1 taza (240 ml) de lavandina en 5 litros de agua. Dejar actuar la solución sobre la superficie durante 5 minutos, enjuagar y secar.
• Pequeñas superficies: Diluir 3,5 cucharadas soperas (48 ml) en 1 litro de agua. Dejar actuar la solución sobre la superficie durante 5 minutos, enjuagar y secar. 
• Desinfección de agua y sanitización de frutas y verduras: Se recomienda verificar que la etiqueta del producto diga específicamente que es apta para desinfección de agua para consumo humano. 

Fuente: A24.com

Te puede interesar