Los Parques Urbanos trabajan con asociaciones proteccionistas para el cuidado de la fauna

Otro ejemplar de la fauna silvestre, recuperado por la Fundación GERA, fue llevado a la laguna del parque Bicentenario para su preservación y protección.

73316-un-patito-de-collar-se-integra-a-la-laguna-del-parque-del-bicentenario

Una especie silvestre fue recuperada por la Fundación GERA que rescata y asiste a animales y personas en situación de calle, y llevado al parque Bicentenario luego de una exhaustiva evaluación médica. De esta manera los Parques Urbanos trabajan con asociaciones proteccionistas para el cuidado y respeto de la fauna

Un patito de collar (Callonetta leucophrys) se suma a la pareja que habita la laguna del Parque del Bicentenario junto a las numerosas especies que viven allí y que son censadas por especialistas.  

La administradora de Parques Urbanos del Ministerio de Turismo y Deportes Eleonora Gallardo señaló la importancia del trabajo conjunto con las organizaciones en la protección y preservación de la fauna y aseguró que la laguna del parque es continuamente monitoreada a fin de que las aves que las habitan tengan un ambiente saludable. Asimismo, indicó que los equipos de los parques chequean el estado de salud de los animales. 

Por su parte, la responsable de Calidad y Gestión ambiental Emilse Arias recordó que está expresamente prohibida la tenencia de especies silvestres fuera de su hábitat y su tenencia es un delito penado por la ley 22421.

 Patito de collar (Callonetta leucophrys) 

Es una especie silvestre que suele habitar esteros, sabanas inundadas, sin embargo prefieren lagunas y terrenos inundados próximos a los árboles. El pato collar puede medir de 35 a 38 cm longitud y el peso se ubica entre los 190 y 360 gramos aproximadamente. 

Se alimenta principalmente de semillas, juncos, hierbas, también de crustáceos, moluscos, larvas e insectos acuáticos. La nidada usual de Callonetta leucophrys consiste de 6 a 12 huevos, incubados entre 26 y 28 días por la madre. Los pichones se tiran de lo alto del nido al llamado de los padres, y son guiados hasta el agua para completar su crianza que culmina cuando aprenden a volar. 
 

Fuente: Secretaría de Prensa y Comunicación Gobierno de Salta.

Te puede interesar