De periodista a fundadora de El Arte de Vivir en Argentina  

Tendencias 18 de julio de 2018
Beatriz Goyoaga dejó su carrera como periodista para dedicarse a expandir las enseñanzas de Sri Sri Ravi Shankar.  
beatriz 10

Por Alejandro Gorenstein
 

De nacionalidad española y de corazón ciudadana del planeta, la experta en política y economía Beatriz V. Goyoaga, abandonó una vida loca como periodista para promover un cambio.
Atrás quedaron las corresponsalías del Daily Mail de Inglaterra, Sydney Morning, Herald, US Journal of Law, para impartir, de forma voluntaria, meditación y cursos de respiración para eliminar el estrés y devolver el equilibrio psicofísico perdido por la ansiedad producida por las crisis.

En la cúspide de la carrera y también del estrés, habiendo entrevistado a múltiples presidentes y famosos, terroristas y líderes, se le cruzó la posibilidad de la meditación y la respiración al conocer a Sri Sri Ravi Shankar.

Y de esa forma fundó El Arte de Vivir en la Argentina. Su meta en esta vida es servir, ayudar al que lo necesita, y compartir lo que ha aprendido de su maestro, Sri Sri Ravi Shankar.
“La meditación aporta más foco, mayor claridad, más paciencia, inteligencia más aguda, mayor creatividad, mejores relaciones de pareja y familiares y con colegas”, dijo Goyoaga, en diálogo con LADO H.

¿Cómo fue tu vida trabajando como periodista?  

Fue una vida fascinante, una escuela diaria, conociendo a personajes muy interesantes de los cuales siempre aprendí algo nuevo, no me arrepiento de nada de lo que hice.  Pero mi verdadero y fascinante periodismo investigativo comenzó cuando empecé a investigar sobre el Ser, la vida, el cosmos y la mente humana. 

¿Qué cosas te aportó haber entrevistado a Nelson Mandela? 

Nelson Mandela me pareció un personaje maravilloso que no tenía rencor ni deseos de venganza. Me pareció un hombre espiritual que no quería que corriese sangre en su país a pesar de haber sido encarcelado casi 20 años solamente por su color. Un ejemplo de vida. 

¿En qué circunstancia conociste a Sri Sri Ravi Shankar? ¿Cómo fue ese encuentro? ¿Qué produjo en tu interior haberlo conocido?

Conocí a Sri Sri Ravi Shankar en una conferencia en el teatro San Martín hace 20 años, me llevó mi esposo que estudiaba su tercera carrera en la Universidad de El Salvador con el padre Quiles, un Jesuita de vanguardia. Mi esposo era un gran estudioso. A mí no me interesaba ni la meditación ni la respiración, me parecía que era para las personas que no tenían nada para hacer o los que se fumaban un porrito debajo de un sauce. Nos invitaron a conocer al Maestro después de la conferencia pero no nos parecía necesario. Después me arrepentí, pero ya era tarde. Sin embargo, aquella primera meditación guiada por él, con una voz casi femenina, aterciopelada, me hizo navegar por los silencios de mi mente y a partir de ahí hice el curso de El Arte de Vivir. 

¿Qué cosas aprendiste de Sri Sri Ravi Shankar? 

Aprendí que es así lo que dice, y no solamente habla, aprendí a vivir el momento presente, aprendí el servicio altruista, y el amor incondicional.

 ¿Cómo fue que tomaste la decisión de dejar atrás el periodismo para dedicarte de lleno a “El arte de vivir”?

Uno nunca deja de ser periodista, mi carrera es fascinante y siempre voy a continuar escribiendo pero ahora soy libre y escribo cuando quiero y cuando tengo tiempo ya que El Arte de Vivir ocupa el 80% de mi tiempo. Hay tantas personas necesitadas, ¿cómo voy a estar yo distraída? Es muy gratificante ayudar a la gente a ser feliz.

¿Cómo repercutió en vos ese cambio de vida? ¿Cómo fue que hiciste el clic?

El clic vino paulatinamente, no de un instante al otro, mi vida ahora está saludable, más paciente, duermo mejor, ayudo a otros y hace 20 años que no me enfermo porque mi sistema inmunológico está alto. La meditación y la respiración son dos herramientas fundamentales para la higiene mental, al igual que lo son la ducha y el cepillo de dientes, dos herramientas fundamentales para la higiene corporal. En estos tiempos que corren uno no se puede hacer más el distraído y continuar con los mismos patrones tóxicos o nocivos para uno mismo y para los que le rodean.

¿De qué manera acompañó tu entorno este cambio de vida?

Algunas amistades no vieron bien que yo cambiase el “Gin Tonic” por la meditación. Mi familia no entendió mi camino espiritual pensando que yo estaba tomando otra religión, pero cuando uno encuentra verdades infinitas no hay nadie que te ate del burro. Y aparte, ahora no necesito buscar más: encontré el motivo de mi vida, encontré en mí misma la que busqué siempre. Pude perdonarme y perdonar. Ahora puedo amar.

"El desequilibrio psicofísico y la ansiedad existen con o sin crisis económica y con o sin crisis política. La dolencia emocional es más abundante que la dolencia económica y en los barrios carenciados como en los barrios de clase media hay necesidad. Las técnicas de respiración y de meditación devuelven el equilibrio a todos y,  por ende,  la salud física y mental. Está medicamente probado que el estrés y todas las discusiones, peleas, desavenencias y contrariedades se convierten en toxinas para el organismo. Éstas técnicas eliminan el estrés, elevan el sistema inmunológico, te permiten dormir mejor y elimina los hábitos no deseados. Es un antes y un después".

¿En qué momento te diste cuenta que querías dedicarte a hacer voluntariado?

No me di cuenta, ocurrió. Empecé a extender mi brazo y un día me di cuenta que había dado el curso a más de 45.000 personas,  entre ellos a presos, a vecinos en los barrios marginales, a políticos, a policías, a académicos, a toda la gama de la sociedad. Es hermoso ver como todos necesitamos lo mismo: ser felices, dar y recibir amor.

En el libro “Del gin – tónic a la meditación y la respiración”,  cuenta su historia de vida: la de una mujer, también periodista, gran deportista, incansable guerrera, con sus luces y sombras, con sus talentos y defectos, con todas las cartas que le tocaron en esta partida llamada vida.


El frenesí de la prensa, corresponsalías internacionales, la vuelta al mundo sólo en 367 días, entrevistas a Diana de Gales, Madonna, Nelson Mandela, de fiestas de gin tonic hasta el encuentro con Sri Sri Ravi Shankar, quien marcó un antes y un después en su vida.

Un nuevo punto de partida desde el cual comprometió cada segundo y recurso de su vida al servicio, a ayudar al que más lo necesita y a compartir de manera incondicional lo que aprendió de su Maestro como instructora de meditación y respiración y como coordinadora de El Arte de Vivir para América Latina y España. 

¿Cómo son los cursos de meditación y de respiración para eliminar el estrés y devolver el equilibrio psicofísico perdido por la ansiedad producida por las crisis?

El desequilibrio psicofísico y la ansiedad existen con o sin crisis económica y con o sin crisis política. La dolencia emocional es más abundante que la dolencia económica y en los barrios carenciados como en los barrios de clase media hay necesidad. Las técnicas de respiración y de meditación devuelven el equilibrio a todos y,  por ende,  la salud física y mental. Está médicamente probado que el estrés y todas las discusiones, peleas, desavenencias y contrariedades se convierten en toxinas para el organismo. Éstas técnicas eliminan el estrés, elevan el sistema inmunológico, te permiten dormir mejor y elimina los hábitos no deseados. Es un antes y un después.

¿Qué beneficios nos brinda la meditación? 

Más foco,  mayor claridad, más paciencia, inteligencia más aguda, mayor creatividad, mejores relaciones de pareja y familiares y con colegas. Los beneficios son incalculables.

Fuente: ladoh.com

Boletín de noticias