En seis meses el Gobierno destinó $207 mil millones al programa ATP

Más de $202 mil millones se destinaron a financiar el Salario Complementario y $5 mil millones fueron desembolsados bajo el formato de Créditos a Tasa Subsidiada para las empresas.

Argentina 14 de octubre de 2020
92484

Desde el inicio del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), y a lo largo de sus seis meses de vigencia, el Gobierno ya destinó $207 mil millones para el pago del 50% de los salarios del sector privado. Según datos oficiales, más de $202 mil millones se destinaron a financiar el Salario Complementario y $5 mil millones –sin contemplar el monto de septiembre ya que todavía no terminó el proceso de inscripción- fueron desembolsados bajo el formato de Créditos a Tasa Subsidiada para las empresas.

Una vez declarada la cuarentena para hacer frente a la pandemia del coronavirus, el Gobierno implementó en abril el ATP para el pago del 50% del salario de los trabajadores del sector privado, un esquema que fue cambiando a medida que la economía se fue reactivando, y que distintas zonas el país que pasaron del aislamiento al distanciamiento. La asistencia se implementó mediante un mecanismo de pago directo a los beneficiarios, que permitió ayudar a más de la mitad de las empresas a pagar los salarios.

Según los datos oficiales, a través de las seis ediciones se puede ir viendo cómo se fue desembolsando el programa ATP en función de las necesidades de las empresas:

ATP I - Abril: lo recibieron 235.140 empresas donde se desempeñan 2.273.980 trabajadores, por un monto total de más de $48.000 millones.

ATP II - Mayo: 239.355 empresas accedieron para hacer frente a una parte del salario de 2.034.437 trabajadores. Con un desembolso por parte del Estado de $42.000 millones.

ATP III - Junio: en este caso, 211.149 empresas recibieron el salario complementario para 1.816.275 trabajadores, con una inversión estatal que superó los $33.000millones.

ATP IV - Julio: un total de 1.372.505 trabajadores que se desempeñan en 131.190 empresas percibieron la ayuda. Este mes se habilitaron los Créditos a Tasa Subsidiada que permitieron cancelar una parte del salario de 165.302 trabajadores que pertenecen a 12.402 firmas. El Estado destinó una suma cercana a los $29.000 millones

ATP V - Agosto: el Salario Complementario benefició a 1.421.161 trabajadores que se desempeñan en 133.320 empresas. En esta ocasión, 115.631 salarios se pagaron con asistencia de los Créditos a Tasa Subsidiada. El Estado invirtió un monto cercano a los $30.000 millones.

ATP VI - Septiembre: en total de 1.291.970 trabajadores que desempeñan tareas en 124.160 empresas accedieron al salario complementario. El Estado destinará una suma equivalente a $26.000 millones para financiar el pago del salario complementario, que se sumarán a los fondos que sean asignados a los Créditos a Tasa Subsidiada, que aún resta consolidar porque resta finalizar el período de inscripción.

Empleo

Fuentes oficiales explicaron a Ámbito que “las políticas laborales contracíclicas puestas en marcha en el transcurso de la pandemia fueron relevantes para preservar los puestos de trabajo”. Al respeto, en el Gobierno analizan que la reducción de la población ocupada entre el segundo trimestre 2020 y el segundo trimestre 2019 se explica principalmente por la caída del empleo no registrado (-43,4% i.a.) y el trabajo independiente (-29,4% i.a.). Sin embargo, el empleo registrado presentó un comportamiento contractivo pero de una magnitud muy inferior ya que retrocedió un 4,6% en los 31 aglomerados urbanos relevados en la EPH y 3,3% si se considera la proyección para el total de las zonas urbanas del país.

En esa línea de razonamiento, un documento de circulación interna en los despachos oficiales analiza que “se trata de una caída moderada considerando el estado de emergencia sanitaria, económica y social. Esto se advierte con claridad al analizar la evolución interanual de esta modalidad ocupacional en los países de la región: en Chile, el empleo asalariado formal sufrió una caída del 10,8% y en Brasil, la contracción alcanzó al 6,2%”.

Del análisis surge además que la caída del empleo en el segundo trimestre de 2020, fue de menor intensidad en las regiones donde las medidas de aislamiento social fueron más flexibles. Mientras que en el Área Metropolitana de Buenos Aires, las tasas de actividad y empleo cayeron 12 y 11 puntos porcentuales de forma interanual; en la región Noreste, la tasa de actividad cayó 2,3 puntos porcentuales y la tasa de empleo 3,4 puntos porcentuales.

Pese a las personas que perdieron el empleo, según los datos oficiales, la cobertura social fue amplia al considerar los diferentes programas puestos en marcha durante la pandemia. En el segundo semestre, fueron 3,3 millones las personas que perdieron el empleo, a los que se suman 6 millones de desocupados e informales, lo que totaliza de 9 millones de personas, que es el número estimado de beneficiarios estimados del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). “Se puede inferir que una proporción relevante de la población que perdió el empleo durante la pandemia o enfrenta severos problemas laborales, se encuentra cubierto por el IFE”, considera el documento oficial.

Además del ATP, en el Gobierno consideran que la prohibición de los despidos (despidos sin justa causa y por las causas de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor), y la aplicación de suspensiones colectivas reguladas según el acuerdo firmado entre la UIA y la CGT, fueron importantes para preservar las relaciones laborales existentes antes de la pandemia, sostener los salarios y cuidar la sustentabilidad económica de las empresas.

Fuente: Página 12.

Te puede interesar