La mejor silla del mundo: quién es el salteño que ganó el premio de diseño más prestigioso

Tendencias 11 de septiembre de 2020
Francisco Gómez Paz es salteño y ganó el premio Compasso d’Oro por una silla que pesa menos de dos kilos. Viajó a Milán para recibirlo.
Y7U7NSXVBJHH7AGTQCTHUQTA5U

Nació en Salta y se recibió en la Universidad Nacional de Córdoba. En 1998 se mudó a Milán y completó sus estudios para obtener una maestría en la Domus Academy. El argentino ya había recibido varios premios internacionales, como el Good Design Award 2010, el Premio Red Dot en 2010 y 2016 y también el máximo galardón en diseño como lo es el Compasso d’Oro 2011. Pero la sorpresa también le llegó en este 2020, que volvió a obtener este último con el diseño de la silla Eutopía.

GVH7DAGTA5HGLCAGFPYPFCX37E
“Siempre es el sueño de todos los diseñadores tener un Compasso d’Oro, que es un premio tan increíble. Tuve la suerte de ganarlo cuando tenía 35 años, con la lámpara “Hope”, y desde ahí siempre se me había escapado, había estado cerquita. Es un premio muy difícil de ganar. Es generalmente cada 2 años y se premia todo el producido en ese período con un jurado bastante exigente y un sistema bastante serio de elección de los productos”, dice emocionado desde Milán Francisco.

Orgulloso de su producto, que está totalmente hecho en Argentina, dice que para él ganarlo es una trascendencia histórica y única, además de que nunca se imaginó que podía llegar a ganar por más de estar nominado. “Significa mucho, agradezco a la vida que me dio la posibilidad de que esto suceda y creo que puede ser un ejemplo para los diseñadores argentinos y que los motive a muchos”.

El diseñador cuenta que su carrera la ha desarrollado en el exterior, y se siente muy afortunado de eso, pero como graduado en el país, nota que hay cierta frustración de parte de sus colegas por no poder llevar a cabo proyectos por la falta de industria y no comprender el valor del diseño.

QVWXIINFSFHLHBVBM4UYIEPCAI
Estas sillas están hechas de madera maciza y pesan 1800 gramos

El nombre de su silla significa “el ideal posible” a diferencia de la utopía que “es el ideal inalcanzable”. “Cuándo yo decidí ser diseñador, sin darme cuenta me metí en un viaje utópico, que era ser argentino y querer hacer diseño con la falta de industria. En cambio con Eutopia, trato de proponer un ideal posible, de cómo hacer diseño de calidad en contextos que no sean de todo industrializados”.

La silla ganadora está hecha con máquinas de control numérico, que son como pequeños robots. Parte del proceso está realizado con piezas impresas en 3D y otras cortadas a láser. Toda la silla se hace en madera maciza y es extremadamente liviana. Pesa 1.800 gramos. “La tecnología que usé terminó connotando el objeto dándole una estética bastante innovadora que fue lo que ha llamado la atención en el mercado europeo”, detalló el diseñador.

Este proyecto a Francisco le llevó planificarlo unos 3 años. Mucho tipo de prueba y error; se hicieron prototipos que se iban descartando para llegar al producto final, que lo llevó a ganar el mayor premio de diseño de Milán.

Ir a buscar el premio, una odisea

Desde el 20 de marzo, el aeropuerto de Ezeiza mantiene sus puertas restringidas con las partidas y las llegadas de los vuelos internacionales. Francisco debía tomar un vuelo que lo llevase de Buenos Aires a Milán para presenciar la entrega de premios. Pero antes, la odisea comenzaba con el primer tramo, llegar a Buenos Aires desde Salta.

SYCIMXM33JG5RBUUEW2KEAHH7U
El premio que recibió el diseñador argentino en Milán

“Manejé desde Salta a Buenos Aires pasando por todos los controles entre las provincias. Parecía un territorio bastante particular, como de guerra, pero logré llegar y eso fue lo importante. Para eso hice un test de COVID-19”, contó.

También, dijo que no fue una tarea fácil encontrar vuelos para viajar a Europa, ya que las idas hacía el Viejo Continente son una vez por semana. “Al llegar a Italia también tuve que hacerme otro test”, aclaró.

Por último, sobre cómo será la vuelta a Salta, Francisco piensa que no será tan diferente como otros viajes: “Trataré de hacer un buen asado, una reunión con amigos, con mi familia, para festejar todos juntos", finalizó.

Fuente: Infobae.

Te puede interesar