"Una heroína de la salud dejó huellas imborrables en su diaria labor"

La enfermera Sandra Díaz se convirtió en la primera víctima del área de salud en Salta. Una mujer que realizó su tarea con tanto amor y entrega, como el que recibió en una despedida dolorosa y repentina.

Salud Por: Valeria Soria 10 de septiembre de 2020
FB_IMG_1599712365346

Desafío. Una heroína de la sala de oncología pediátrica del Hospital Público Materno Infantil, que supo contener y brindar con gran profesionalismo su conocimiento a cada familia que llegó quebrada por el dolor y la angustia que genera el cáncer, es la primera enfermera que falleció por Covid19 en Salta.

Sandra Díaz es el nombre de una mujer que desarrolló desde todos los roles posibles de ejercer, una vida de entrega y servicio, llena de luz, alegría y la energía necesaria para asumir los desafíos diarios de la vida. Una madre ejemplar, responsable, dedicada, alegre, predispuesta, sensible y sobre todo servicial.

20200910_041331_0000



Supo brindar los mensajes más claros a sus hijos que hoy sufren su inesperada ausencia, que quedaron vulnerables frente a una pandemia que atacó sin piedad. La tarea sanitaria se realiza en este tiempo con absoluta entrega y capacidad para servir a la comunidad, a pesar de la incertidumbre y los temores que genera.

Sus seres queridos la recuerdan hoy en las redes sociales con mensajes tan conmovedores, que sin conocerla, podemos conectarnos con el legado de una mujer que ganó el cielo, luego haber acompañado a muchos pacientes en sus propios infiernos.

Sus amistades la definen como "una gran mujer de luz, llena de vida y alegría que dejó su huella en cada persona que la conoció".

Otros seres queridos, sostienen que Sandra fue "una excelente amiga ,y profesional. Una persona muy buena y encantadora".

El equipo del Hospital Privado Santa Clara de Asís, describió en palabras la experiencia diaria con Sandra. "Tenía la sonrisa más contagiosa y alegre del mundo y ese era el remedio más poderoso de esta incansable sanadora. Con su enorme capacidad profesional acompañó en el dolor a cientos de enfermos y necesitados a lo largo de su vida, dejando a un lado muchas veces su propio dolor. La pandemia la encontró en la lucha, fue una heroína en estos días de desconsuelo, y así como dejó su alma siempre, entregó su propio cuerpo.
No alcanzan los aplausos, ni las lágrimas, ni las palabras para despedirte, querida Sandra, porque te vamos a necesitar siempre. Fue un honor que seas parte de la familia Santa Clara. Te recordaremos bailando, con la sonrisa plena y los brillitos en la cara. En tu nombre seguiremos esta lucha. Dándolo todo. Hoy sos nuestro ejemplo y nuestra fuerza, guerrera", reflejan en un emotivo mensaje.

Hoy sus hijos sufren el enorme vacío de una madre extraordinaria que sembró desde su labor profesional por la salud, la vida y el trabajo comunitario, y que cosechó afectos, cariño, reconocimiento y gratitud de quienes hoy bendicen su paso por las salas del Hospital Materno Infantil y el Hospital Santa Clara de Asís.

Fuente: Desafío Noticias.

Te puede interesar

En este tiempo muchas personas sienten fatiga mental

No hacer las cosas que hacemos siempre y hacer aquellas que habitualmente no hacemos requieren de un gran esfuerzo cognitivo. Y el agotamiento resultante puede llevarnos a tomar malas decisiones. Facundo Manes define la realidad emocional de los argentinos.

608_1084