Una cámara pyme de pueblos originarios, única en el país, impulsa el desarrollo en la Puna

Salta 29 de junio de 2020
Se trata de un conglomerado de emprendimientos y empresas que prestan servicios al sector minero y turístico, y brindan posibilidades de crecimiento a las comunidades de la región.
1487111605366

Un importante grupo de proveedores de la Puna genera un fuerte impulso al desarrollo en la región. Son 43 emprendimientos que aglutinan solo en la provincia más de un centenar de empleos registrados y abren amplias posibilidades de crecimiento en localidades salteñas, jujeñas y catamarqueñas. 

Todos ellos en conjunto conforman la Cámara de Proveedores de Servicios Mineros y Turísticos de la Puna (COPROSEMITP), la primera entidad originaria de este tipo en el país, que poco a poco se afianza en la cadena de valor de la actividad minera en la Argentina. Actúa como nexo entre las necesidades del sector empresarial y las posibilidades y potencialidades de las diversas comunidades emplazadas en la inmensidad cordillerana.

Es así, que para los diferentes proyectos desarrollados por grandes empresas nacionales y transnacionales, prestan servicios de gastronomía, transporte de carga, de personal, lavandería, ferretería, comedores y hospedaje, entre otros. Esta dinámica permitió la capacitación de decenas de jóvenes que antes sobrevivían de la ayuda social del Estado y que hoy se han convertido en verdaderos emprendedores, con amplias posibilidades de crecimiento.

PUNA 3
Luis Vacazur Mosoalen, titular de Coprosemitp
 
Turismo y minería

Por su ubicación y características geográficas, la actividad económica de la población puneña gira sobre dos ejes fundamentales: el turismo y la minería. En tal sentido, uno de los objetivos de COPROSEMITP es pasar de un modelo asistencialista a uno productivo, a través de la capacitación y de las posibilidades que brinda la minería, en este caso, como fuente de empleo y de inyección de divisas en la región. 

“En la Puna no queremos servir solo para las fotos que sacan los turistas o que las empresas mineras nos tomen como un grupo de originarios sin capacitación. Queremos ser protagonistas y para eso trabajamos, nos formamos y nos hemos convertido en un eslabón importante en la cadena de valor productiva y de servicios”, explicó Luis Vacazur Mosoalen, presidente de la entidad. 

Vacazur resaltó, que constituyen una empresa mediana que trabaja para las multinacionales. “No solo perseguimos la rentabilidad, sino también el desarrollo de nuestra gente, la participación comunitaria, la paz y el trabajo. En este sentido, nos sentimos muy apoyados por las empresas mineras, que no han dudado en prestarnos su apoyo, en darnos una oportunidad como es el caso de Mansfield y sus contratistas, por ejemplo”, recordó el empresario puneño.

Un dato relevante que explica en gran medida el notable crecimiento de COPROSEMITP, es que se ha formado y desempeñado bajo los altos estándares internacionales, nacionales y regionales que alcanzan a las mineras. Esto los ha perfilado en un camino de disciplina, capacitación constante, cumplimiento de objetivos y a perseguir un desarrollo sostenible. “Tenemos, además, la mirada puesta en el cuidado medioambiental y en ofrecer oportunidades de desarrollo para la gente de la Puna”, puntualizó el directivo.

El programa de servicios mineros ofrece tareas como las de custodia y seguridad caminera, transporte de cargas, de personal, comedores y hospedajes, entre otras, y alcanza a San Antonio de los Cobres, Tolar Grande, Salar de Pocitos, Santa Rosa de los Pastos Grandes, Susques (Puna jujeña), Campo Quijano y Olacapato.
“Este conjunto de operaciones logísticas lo prestamos a nuestro principal cliente, Víctor Masson Transporte Cruz del Sur. En la actualidad esta tarea involucra a 28 proveedores y genera más de 100 puestos de trabajo. Todos en blanco, todos tributando al Estado”, destacó Vacazur.

“La idea es atender las expectativas de todos los sectores: inversionistas, empresas, proveedores, clientes, Gobierno, ONGs, y sobre todo a las comunidades a las que pertenecemos”, concluyó Vacazur.

Socios estratégicos en la Puna

La cámara de pymes de los pueblos originarios surgió en 2014 impulsada por una empresa de larga trayectoria en  servicios al sector minero, como lo es GVH (Grupo Vacazur Hermanos), dedicado a la logística. Se trata de un emprendimiento que se fue ganando un lugar relevante en la cadena de valor de la actividad económica en la Puna. 
“Hemos puesto en evidencia, que se trata de un sector que generará cada vez más ingresos y empleos en las comunidades puneñas. Eso se logra con una adecuada gestión de las empresas locales”, contó Luis Vacazur.

GVH nació hace más de 20 años en San Antonio de los Cobres, con un fuerte sentido de pertenencia. Al ser local, tiene un profundo compromiso con el ambiente, el patrimonio cultural y el bienestar de su comunidad. 
Vacazur señaló, además, que trabajan activamente para inculcar estas ideas y este compromiso en cada uno de los eslabones miembros de la cadena, “porque tenemos en claro que la única forma de lograr la continuidad de trabajo es gestionando y profesionalizando la cadena de valor”.
De esta manera, GVH ha logrado conectar la Puna y su gente con el mundo, abriendo un camino de desarrollo para la región.

Te puede interesar