Economistas alertan por un default en cuarentena

Argentina 09 de mayo de 2020
Un nuevo default para la Argentina impactaría de manera directa en la economía y ello se reflejaría en mayor presión sobre el dólar, crecimiento de la brecha cambiaria, incremento en la expectativa de inflación, caída del poder adquisitivo y aumento de la volatilidad, pronosticaron ayer economistas.
1588988280135

El director de Research for Traders, Gustavo Neffa, consideró que "un default haría aumentar la brecha" en un escenario en el que "es una incógnita hasta dónde el Gobierno quiere dejar correr el tipo de cambio".

El especialista consideró que tanto "defaultear" de manera total o parcial implicaría consecuencias en la economía y pondría más presión sobre el tipo de cambio, lo que luego se traduciría en "remarcación de precios".

Evaluó que ello, a su vez, provocaría un "menor poder adquisitivo de la gente".

Neffa también advirtió que "un fracaso en la oferta" generaría la aparición de "muchos holdouts y litigiosidad", con lo que sostuvo que una cesación de pagos generaría "un cortocircuito de bastante importancia, incluso más que en 2001 porque hay otro contexto".

"El escenario después de la pandemia no será bueno y la Argentina no podrá beneficiarse del contexto externo", apuntó.

Por su parte, el director de Epyca Consultores, Martín Kalos, subrayó que un default tendría "impactos distintos en el corto plazo".

Remarcó que "incrementaría la volatilidad de las variables nominales porque habrá presión en el dólar y una demanda en medio de una perspectiva con escasez en el futuro".

"Impactará en la brecha y probablemente se consolide la presión sobre los mercados paralelos. En el mediano plazo hará crecer las expectativas de devaluación", argumentó.

También estimó que generaría una "caída un poco mayor" del Producto Bruto, aunque al no pagar la deuda, en el corto plazo el Estado tendría "más disponibilidad de recursos para destinar a otros usos".

"En el mediano plazo es una fuente menos de financiamiento", puntualizó el economista, y analizó que "una de las grandes diferencias del default a finales de 2001 es que ahora se da la crisis del coronavirus".

Fuente: El Tribuno.

Te puede interesar