La gastronomía y el comercio, al borde del abismo por el COVID-19

Una severa crisis económica afecta a todos los sectores productivos y comerciales como consecuencia de la pandemia por el COVID-19, la cual se suma a los años de recesión económica que arrastra el país.

Salta 02 de mayo de 2020
multimedia.normal.95155b02a53ea8ef.52657374617572616e7465732d373530783430305f6e6f726d616c2e6a7067

El resultado no tardó en notarse y los gremios de los sectores privados aceptaron una reducción salarial para los trabajadores suspendidos a cambio de evitar despidos. En Salta, en tanto, los comercios y locales gastronómicos empiezan a analizar las opciones para ver si será rentable mantener sus locales una vez finalizado el aislamiento social.

"En las condiciones que teníamos antes de que todo se cierre por el coronavirus será imposible seguir", advirtió Carlos Urtazún, propietario de El Café del Tiempo y referente de los empresarios de calle Balcarce.

En diálogo con El Tribuno, Urtazún aclaró que no está decidido el cierre del tradicional local de la esquina de Balcarce y Necochea, pero que "con el anterior esquema de costos no se va a poder seguir".

El empresario dijo que la pospandemia será difícil y que el esquema para salir de la crisis debe ser evaluado y diagramado por expertos de todos los sectores. "El público no será el mismo, la mayoría de los locales se alimentaba de turistas y ahora turistas no hay, y no habrá por un largo tiempo", alertó Urtazún.

Además, el referente de la Balcarce señaló que todos los locales están en una situación similar: "Antes del coronavirus la Balcarce ya tenía 15 locales vacíos por la crisis económica y, con todo lo que está pasando, si no cambian las condiciones todos evaluamos cómo vamos a continuar, porque no podemos seguir pagando más de 35 ítems de impuestos y alquileres que superan los 100 mil pesos", advirtió.

En la misma línea, el referente de otro histórico local de la Balcarce, Tupac Puggioni, señaló a radio Aries que "la mano viene muy dura, lo que estamos juntando es para nuestros empleados, está claro que con delivery no pagamos ni la luz con los costos que tiene la Balcarce",

Puggioni describió que paga mensualmente $140.000 de alquiler y $50.000 de luz; a esto se le suma que, sin abrir ni realizar actividad, la factura de electricidad se redujo a $42.000.

"Estamos complicadísimos. Una de las posibilidades es cerrar, otra es volver a abrir con otro formato... estamos viendo, como está viendo todo el mundo. De no mediar alguna solución contundente, muchos podríamos cerrar. No es nada definido, aunque es una posibilidad", indicó Urtazún.

Además, aclaró que "el delivery es una fantasía, no se puede hacer. El mercado nuestro no se sostiene con delivery. Hay miles de deliverys, algunos desde la casa, sin ninguna habilitación. Nuestra estructura no se sostiene con delivery, yo tengo 20 empleados".

En este marco, durante la semana el gremio del Comercio en Salta decidió aceptar reducciones en el sueldo de trabajadores suspendidos para evitar despidos, siempre que los negocios sean los que no estuvieron exceptuados para trabajar.

El Tribuno intentó acceder a detalles sobre el acuerdo aceptado por el sindicato, pero el secretario gremial, Angel Ortiz se excusó de realizar declaraciones y fue imposible comunicarse con el secretario general, César Guerrero.

“Un gran sacrificio”

El titular de ATE Salta, Juan Arroyo, se mostró preocupado por la situación de los sectores privados cuyos gremios están aceptando reducciones de sueldo.

“Preocupa la situación económica, porque más allá de la pandemia no nos podemos olvidar de los 4 años difíciles que pasamos en la parte económica y hoy peligran los salarios y nuestras fuentes de trabajo”, alertó.

Arroyo dijo que los descuentos son “un gran sacrificio que se le vuelve a pedir a la clase que menos tiene para poder seguir adelante y, seguramente, muchos compañeros van a ceder con la idea de no perder sus fuentes de trabajo”.

“Hay que ponerle el hombro al país para sacarlo adelante entre todos. Ojalá esto pase pronto”, cerró.

Mozos devenidos en cadetes de delivery
El gremio de motoqueros pide más seguridad para sus trabajadores.

delivery

Trabajadores de mensajería, claves en el aislamiento.

Los trabajadores de mensajería y deliverys se convirtieron en piezas fundamentales para mantener la actividad de numerosos comercios y locales gastronómicos. 

Con las restricciones a la circulación, la mayoría de las compras llegan a través de estos trabajadores. Sin embargo, el titular del sindicato, Carlos Cruz, dijo a El Tribuno que los trabajadores del sector siguen trabajando “en condiciones precarias, incluso más que antes, porque las autoridades no se preocuparon de brindarles un protocolo o medidas de seguridad”.

Además, reveló que por la crisis que atraviesan los restaurantes, “muchos mozos tuvieron que empezar a trabajar como cadetes de delivery para llevar los pedidos que reciben de sus clientes”.

“No estamos pidiendo aumentos salariales, estamos reclamando que nos brinden condiciones de seguridad para todos nuestros trabajadores”, concluyó Cruz.

Fuente: El Tribuno.

Te puede interesar

Las clínicas privadas deberán atender a pacientes con Covid-19

El juez de Garantías 2 hizo lugar a la medida cautelar. y ordenó que mientras dure la emergencia sanitaria, el sistema privado se deberá abstener de derivar automáticamente a hospitales públicos las consultas de afiliados a obras sociales con sintomatologías compatibles con COVID-19.

000683180W

"Esta pandemia arrasa vidas, sueños, familias", Valeria Soria

Uno de los milagros de esta pandemia es que muchas personas se vieron obligadas a volver hacia adentro, reflexionando y revalorizando las prioridades en sus vidas. Algunos encontraron luces y otros sombras pero la mayoría de las personas conserva la fe en que todo puede mejorar con el tiempo.

IMG_20200909_070041_695