El 75% de las personas que buscan trabajo prefieren estar en relación de dependencia

Argentina 07 de febrero de 2020
Sólo un 16% aspira a trabajar en un emprendimiento propio. El 75% de las personas que están en búsqueda activa de empleo preferirían trabajar en relación de dependencia. Así lo indica un diagnóstico elaborado por la consultora Randstad, especializa en gestión de Recursos Humanos.
derecho-laboral-2-e1563660944645

En contraposición, solo un 16% se inclinaría por trabajar en un emprendimiento propio y apenas un 9%, si pudiera elegir, optaría por dedicarse a una actividad de manera freelance. Estos resultados confirman que si bien los nuevos formatos impulsados tanto por los cambios sociales y la elecciones de las nueva generaciones, como por el avance de la tecnología, el formato tradicional del trabajo como dependiente para una organización continúa siendo el que predomina en el aspiracional de la mayoría de los trabajadores.

Sobre estos resultados, Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, afirmó: “sin dudas hoy hay más opciones sobre la mesa a la hora de desarrollar una carrera profesional que hace 10 años. La tecnología y la conectividad, la economía de plataformas y las múltiples posibilidades que brinda el trabajo remoto han dado forma a diversas alternativas de empleo que las nuevas generaciones ven con buenos ojos, pero que aún no logran desplazar la percepción de estabilidad y seguridad que les genera un trabajo en relación de dependencia”.

Del estudio realizado en enero surge que el 42% de quienes se encuentran en búsqueda de trabajo activa está actualmente desempleado. Al indagar sobre cuánto tiempo llevan en esta situación, el 18% de los consultados indicó llevar sin empleo entre 6 meses y un año, el 21% entre 3 y 6 meses, el 29% menos de 3 meses, mientras que el 32% se encuentra en una situación más crítica, informando estar desempleados por más de un año.

Al comparar estos resultados con los del mismo estudio realizado en enero de 2019, puede observarse que la proporción de personas desempleadas sobre el total de quienes están en búsqueda activa de empleo se redujo en 16 puntos porcentuales, pasando de un 58% a un 42%. Sin embargo, la proporción de personas que lleva desempleada más de un año se incrementó en 15 puntos porcentuales, pasando del 17% en 2019 a 32% un año después.

Por otro lado, como es habitual en el marco del desarrollo de carrera y búsqueda de oportunidades laborales, existe un porcentaje importante de candidatos que si bien tienen empleo, se encuentran buscando activamente otro trabajo por diversas razones. En este sentido, el 58% de los consultados por Randstad que aspiran a encontrar una nueva opción superadora afirmó tener trabajo en ese momento. Al indagar sobre los motivos que los impulsan a buscar un cambio laboral, los principales factores que aparecen son la obtención de mejores condiciones de contratación, la insatisfacción con el actual empleador, los deseos personales de cambio y las ambiciones de crecimiento.

“El anterior fue un año en que el mercado laboral se mantuvo extremadamente cauto, con la cuota de incertidumbre extra que aportan siempre los años electorales y la expectativa de un cambio de tendencia en la evolución de la economía”, indicó Ávila. “Estas condiciones hacen que las decisiones de carrera se vuelvan más conservadoras. Con el inicio del nuevo año, muchos renuevan sus proyectos y se vuelcan al mercado en busca de un cambio laboral positivo”, acotó.

Sobre la actitud frente a las oportunidades y la movilidad laboral, el estudio indagó sobre la disposición a mudarse por trabajo de quienes están en búsqueda de un nuevo empleo. En este sentido, el estudio de Randstad revela que el 72% de los consultados estaría dispuesto a mudarse frente a una propuesta de trabajo, cifra que aumentó 5 puntos porcentuales respecto a los resultados arrojados por la encuesta en enero pasado, contra un 28% que afirma que no aceptaría un empleo que lo obligara a reubicarse.

“Este significativo incremento en la proporción de personas que estarían dispuestas a mudarse por cuestiones laborales muestra una mayor flexibilidad por parte de los candidatos como reflejo de un mercado laboral que sigue sin mostrar señales claras de reactivación”, agregó la CEO de Randstad.

Por otra parte, también se interrogó a los postulantes en búsqueda activa de empleo si volverían a trabajar en una empresa donde ya hubieran trabajado. El 80% de los encuestados refirió estar dispuesto a volver a trabajar en una organización donde ya hubiera prestado servicios con anterioridad, mientras que el 20% indicó que no volvería si se presentara la oportunidad.

Sobre el 58% de quienes están en búsqueda activa y que tienen trabajo actualmente, el estudio conducido por Randstad indagó sobre el grado de valoración que sienten estos trabajadores en sus empleos. Así, el 48% de los encuestados expresó sentirse medianamente valorado en su actual empleo, el 25% afirmó sentirse muy valorado, el 23% poco valorado y solo un 4% indicó sentirse nada valorado por su empleador. Al profundizar sobre qué factores los hacen sentir valorados en un trabajo, el 45% mencionó el recibir reconocimiento, el 40% resaltó la oportunidad de desarrollo de carrera y el 15% se refirió a la obtención de un bono por resultados.

Rol de los candidatos

Si se analiza el universo de personas en búsqueda activa de trabajo por edad, surge que quienes buscan empleo con mayor énfasis son los jóvenes adultos, tendencia que disminuye hacia los grupos más jóvenes y el sector de mayor edad de la población. En este sentido, los grupos etarios que lideran la búsqueda activa de empleo son la franja de 25 a 34 años con un 43% y la de 35 a 44 años con un 35%. En menor proporción, se ubican las personas entre 45 y 54 años con un 14%. Los mayores de 55 años apenas alcanzan un 5% del total y el grupo de 18 a 24 años suma tan solo un 4%.

Al analizar la composición del nivel educativo de los trabajadores en búsqueda laboral activa, puede verse que son mayoría quienes han concluido al menos sus estudios secundarios, representando el 49% de los encuestados. La participación baja a un 29% entre quienes obtuvieron un título universitario o estudio superior, cae al 19% entre quienes tienen título terciario y representan solo el 2% los que cuentan con la primaria como el máximo nivel de estudios alcanzados.

Fuente: La Gaceta Salta.

Boletín de noticias