Más del 50% de los niños evaluados fueron diagnosticados con ambliopía

Salud 18 de octubre de 2019
En la campaña del hospital Materno Infantil, del total de menores examinados, el 53% dio positivo para la patología, los que tendrán tratamiento y seguimiento en el servicio de Oftalmología del nosocomio.
18-10 oftlmología

En la reciente campaña del hospital Materno Infantil para detectar deficiencias en la visión, se recibió la consulta de 73 niños, resultando que 39 presentan síntomas de ambliopía, lo que representa el 53% de casos positivos, mientras que uno fue diagnosticado con catarata congénita.

La campaña de control oftalmológico, que se realiza una vez cada año, se llevó a cabo en el hospital Materno Infantil y en el Centro de Salud Nº 63, para evaluar a niños entre los 4 y los 14 años y detectar ambliopía, patología también conocida como “ojo perezoso”.

En el hospital, de 50 pacientes examinados, 37 fueron diagnosticados con el problema. En el Centro de Salud 63, de 23 niños evaluados, dos presentaban ambliopía y uno, catarata congénita. A los pacientes con problemas de visión se les asignó turno para efectuar estudios complementarios e iniciar el tratamiento correspondiente en el servicio de Oftalmología del hospital Materno Infantil.

En dicho servicio se atiende con derivación del médico pediatra, para lo cual se debe solicitar turno a través de la línea telefónica gratuita 0800 555 7755, de lunes a viernes, en el horario de 8 a 20, o en forma personal en Recepción. La primera consulta también puede hacerse en los centros de salud que cuentan con servicio de oftalmología.

Qué es la ambliopía

Se trata de una patología que suele ser común en personas de baja edad y se caracteriza por visión deficiente en uno o ambos ojos, sin que haya defecto estructural en el globo ocular. Si no se trata oportunamente, puede ser irreversible.

La ambliopía es la causa más común de discapacidad visual en la niñez, que afecta de 2 a 3 niños de cada 100, principalmente a los prematuros, los que presentan enfermedades genéticas y con antecedentes familiares de afección ocular.

Puede obedecer a miopía, hipermetropía, astigmatismo, estrabismo, cataratas, tumores u otras causas. Los síntomas suelen pasar inadvertidos, por lo que se recomienda la evaluación por un profesional oftalmólogo durante los primeros años de vida. 

Fuente: Gobierno de Salta.

Boletín de noticias