Multitudinaria convocatoria: El Eclipse sorprendió al cerro San Bernardo

Salta 03 de julio de 2019
Como parte del evento organizado por InformateSalta, cientos de salteños coparon el teleférico San Bernardo y la cima del cerro donde, en una tarde de música, diversión y ciencia, palpitaron el fenómeno solar. ¿Te lo perdiste? ¡Mirá las fotos y videos!
multimedia.normal.8d8fd0acc8bef86c.45636c69707365202d20436572726f2053616e204265726e6172646f20355f6e6f726d616c2e6a7067

“El que espera, desespera, pero tiene su recompensa”, reza la frase de una canción y fue efectivamente lo que vivieron miles de salteños quienes coparon el cerro San Bernardo y el teleférico de la ciudad capital, para poder vibrar con el fenómeno del Eclipse Solar.

El evento, que contó con la organización de InformateSalta y otros organismos científicos y gubernamentales, comenzó a palpitarse desde temprano. Si bien el inicio de las actividades en el cerro y en el teleférico –el cual permitió que menores de edad suban gratuitamente- estaban planificadas para las 15 horas, desde las 13.30 una multitud ya se agolpaba en las instalaciones del atractivo para subir a la cima.

Arriba, la música siempre fue el gran acompañante de un público que no paraba de crecer y ocupar cada rincón del mirador y sus alrededores. Los que no se sentaban en las escalinatas a presenciar en una pantalla gigante la cuenta regresiva, acompañados de un mate, hacían fila para poder ver por el mirador del cerro, asombrarse con los lentes especiales para el eclipse o maravillarse con los telescopios que el Observatorio Galileo Galilei colocó en el lugar.

Mientras las góndolas del Teleférico San Bernardo no paraban de llevar gente, la espera para ver el fenómeno en medio de las nubes del cielo salteño fue apaciguadacon la música que interpretó la Orquesta Infantil de B° Autódromo. Su primera pieza emocionó a todos: el Himno Nacional Argentino.

Martín Miranda, administrador del Complejo Teleférico, se asomó junto a InformateSalta por el mirador para ver cómo en la base del mismo, cada vez más gente se prendía a la movida. Según recordó Miranda, la masividad de la convocatoria simulaba a los festejos por el día de Reyes Magos que se hacen cada 6 de enero, pero que esta vez ese recuerdo había sido superado sin dudas.

Los chicos fueron los grandes protagonistas: no importaba la edad, todos miraban al cielo esperando con ansias ver el eclipse y con el ruego de que las nubes se alejaran. Cuando parecía que los dados ya estaban echados, que el cruce de los astros se iba a tener que contemplar por la pantalla, ocurrió “un milagro” para todos los presentes: en medio de las nubes, apareció una circunferencia de color gris, con una leve franja blanca y brillante a su costado.

De pronto, los gritos de asombro taparon la música, las manos se alzaron en lo alto y los celulares hicieron el resto. Nadie quería perderse su recuerdo del eclipse que, finalmente, adelantó la noche en plena tarde salteña, marcando un hecho histórico que no se verá otra vez por un buen par de siglos.

Fuente: Informate Salta.

Boletín de noticias