Gamificación: El impacto del juego en el ámbito laboral y formativo

Tendencias 14 de marzo de 2019 Por
¿Organizar dinámicas de juegos en el trabajo para incrementar el compromiso? ¿Diseñar procesos lúdicos en ámbitos formativos? ¿Modificar comportamientos de clientes o ciudadanos a través del juego?
Gamificación 2

El juego es algo que nos acompaña desde que tenemos uso de razón, no sólo para divertirnos sino también para aprender y lograr diferentes objetivos: Desde una cuchara transformada en un “avioncito” creando una historia para lograr que un niño se alimente hasta emplear nuevas aplicaciones tecnológicas en formato de vídeo juego para hacer más atractiva una acción.

Aplicar elementos vinculados a los juegos, no sólo en nuestro tiempo libre o situaciones cotidianas, es una tendencia en crecimiento tanto en el ámbito empresarial, educativo y en la sociedad en general conocida como “Gamificación”.

¿Nos gusta involucrarnos en desafíos? ¿Obtener feedback constante? ¿Motivarnos con puntuaciones? ¿Vernos en el nivel más alto de un ranking? Estos son elementos de juego que contribuyen a reforzar la satisfacción y fidelización de las personas a través de motivadores internos como por ejemplo, la autonomía y toma de decisiones e incentivos externos como la obtención de recompensas y reconocimientos.

¿Alguna vez se han definido metas y si las lograban se prometieron un premio? ¿O recrear una historia para hacer algo aburrido más divertido? Sin darnos cuenta gamificamos diferentes procesos diarios para vivir distintas experiencias porque el juego es algo inherente al ser humano.

La Gamificación o también conocida como la Ludificación, utilizada por el 80% de las organizaciones a nivel mundial, implica el desarrollo de estrategias de juegos, en actividades o contextos no lúdicos por ejemplo el trabajo, el colegio, universidad, capacitaciones o sociedad en general, para atraer, potenciar la motivación, reforzar compromiso, adquirir conocimiento, desarrollar branding o alcanzar objetivos.

Esta tendencia se aplica en el ámbito organizacional tanto para la gestión de recursos humanos, marketing, ventas y formación, así como también, en la sociedad en general para cambios de comportamientos o aprendizajes vinculados con la educación, medio ambiente y salud.

Sumarse a esta tendencia no sólo incrementa nuestro rendimiento, sino que nos motiva, nos activa y nos vuelve protagonistas de una manera más vivencial desarrollando nuevas competencias.

 

Por Lic. Romina Setti