Salud Pública recomienda hábitos que previenen el cáncer

Salud 04 de febrero de 2019
Consumir más frutas y verduras, realizar actividad física regular, controlar sobrepeso y obesidad y moderar el consumo de tabaco y alcohol disminuye la probabilidad de desarrollar tumores cancerosos.
1-2 cancer

Hoy 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer, fecha en que los organismos de salud realizan acciones para concientizar a la población sobre la importancia de los estilos de vida saludables como forma de prevención de patologías cancerosas.

El término cáncer es genérico y designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo, como pulmones, hígado, intestinos, colon, mamas, cuello uterino, próstata, piel, esófago, boca, etc. Otras denominaciones utilizadas para designar esta patología son “tumores malignos” o “neoplasias malignas”.

Un tumor canceroso puede originarse en cualquier parte del cuerpo y provocar metástasis, lo que significa que otros órganos son invadidos por células anormales que se multiplican rápidamente.

En algunos casos, la cura puede obtenerse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, dependiendo de la evolución del tumor, por lo que es de suma importancia la detección temprana y seguir un tratamiento adecuado y sistemático. Otros métodos de abordaje del cáncer son la inmunoterapia y la hormonoterapia.

En la prevención de patologías cancerosas es de gran importancia llevar un estilo de vida saludable, prestar atención a los factores de riesgo conductuales y dietéticos, evitar el consumo de tabaco y alcohol, la exposición al sol sin protección, la alimentación malsana, el sobrepeso, la obesidad y la inactividad física. 

El 30% de las muertes por cáncer está relacionado con el consumo de tabaco y alcohol, el sobrepeso y la obesidad, la falta de actividad física y la escasa ingesta de frutas y verduras. Otros factores que inciden en el desarrollo de la enfermedad son la exposición a los rayos ultravioleta (radiación solar), las infecciones víricas, como las causadas por los virus de la hepatitis B y C, del papiloma humano (VPH) y de la inmunodeficiencia humana (VIH).

La detección temprana es fundamental para evitar muertes por cáncer, ya que la enfermedad en su fase inicial tiene un alto potencial de curación, sobre todo en cuello de útero y mamas. Por ello, el Ministerio de Salud Pública recomienda la consulta temprana con un médico ante cualquier síntoma o anomalía que se observe en el funcionamiento del organismo.

Servicios públicos

En el hospital San Bernardo funciona un servicio de Oncología con dos consultorios, donde se atiende de lunes a viernes de 9 a 12. En el año 2018 se atendieron 2800 consultas de pacientes mayores de 15 años.

Este nosocomio, además, cuenta con un sector de internación y una sala de quimioterapia con cinco sillones. En el caso de pacientes sin obra social, los medicamentos son provistos por el programa de Oncología del Ministerio de Salud Pública.

El hospital Señor del Milagro cuenta con un sector de Oncología, al cual se derivan los pacientes previa intervención del médico clínico. El sector de medicina clínica brinda atención de lunes a viernes. Los turnos se otorgan a través de la línea gratuita 148 o en forma personal de lunes a viernes desde las 7, con documento de identidad; y los lunes, miércoles y viernes, también desde las 12.30.

Recomendaciones generales

Un estilo de vida saludable consiste en alimentarse con más frutas y verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos; reducir el consumo de grasas de origen animal contenidas en fiambres, embutidos, manteca y leche entera. También se debe evitar el consumo de ácidos grasos trans, que se encuentran en productos de pastelería, golosinas y snacks.

Implica también realizar actividad física en forma diaria y por lo menos durante 30 minutos, evitar el consumo excesivo de alcohol, evitar el tabaco, no exponerse al sol sin protección entre las 10 y las 17, sobre todo niños menores de tres años y personas de piel blanca, cabello y ojos claros.

Para prevenir cáncer de cuello de útero en la vida adulta, las niñas de 11 años deben recibir la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), que es obligatoria y gratuita en todo el país. Las mujeres, a partir de los 25 años, deben realizarse un examen de Papanicolaou (PAP) cada tres años y consultar al ginecólogo ante cualquier anomalía.

Se recomienda a las mujeres de entre 50 y 70 años realizarse una mamografía cada dos años y efectuarse exámenes de mamas.

Para prevenir cáncer colorrectal, varones y mujeres mayores de 50 años deben realizarse una prueba de sangre oculta en materia fecal. Asimismo, los varones a partir de los 65 años deben realizarse exámenes médicos para prevenir cáncer de próstata.

El tumor canceroso

Un tumor canceroso se origina en las células, que son los componentes básicos del organismo. El cuerpo se compone por muchos tipos de células, que normalmente crecen y se dividen para producir nuevas células, indispensables para mantener sano el organismo.

Cuando este proceso se descontrola, puede ocurrir que se sigan formando células que el cuerpo no necesita y las células viejas no mueran. Es entonces que se forma una masa de tejido llamado tumor, que puede ser benigno o maligno. Sólo los tumores malignos son cancerosos, ya que en el caso de los benignos las células no se diseminan a otras partes del cuerpo, se pueden extirpar y en la mayoría de los casos no reaparecen.

Por el contrario, las células de los tumores malignos se dividen sin control y sin orden, pueden invadir y destruir tejidos, ingresar al torrente sanguíneo o al sistema linfático y diseminarse a otros órganos, lo que se conoce con el término de metástasis.

Factores de riesgo

El cáncer comparte con las principales enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) algunos factores de riesgo relacionados con hábitos de vida: bajo consumo de frutas y hortalizas, escasa actividad física, sobrepeso y obesidad, tabaquismo y consumo excesivo de alcohol.

En la Argentina, cada cuatro años a partir de 2005, se realiza la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo para ECNT, con el objetivo de relevar los principales factores de exposición para este grupo de enfermedades, que incluye al cáncer.

La encuesta del año 2013 muestra la siguiente prevalencia en porcentaje de población argentina que refiere presentar los principales factores de riesgo:

Bajo consumo de frutas y verduras: 95,1%

Exceso de peso: 57,9%

Actividad física baja: 54,7%

Tabaquismo: 25,1%

Consumo regular de riesgo de alcohol: 7,8%

A nivel nacional, el promedio diario de porciones de frutas o verduras consumidas por persona fue de 1,9, mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda la ingesta de 5 porciones diarias de estos productos, lo que sólo haría el 5% de la población argentina. Se calcula que el aumento del consumo de frutas y verduras podría reducir la carga de morbilidad por cáncer de esófago, estómago, pulmón, colon y recto.

El alto índice de masa corporal (IMC), tanto en mujeres como en varones, sería responsable del 4% de los tumores malignos incidentes en personas adultas. En las mujeres, un alto IMC está relacionado con tumores de endometrio, mama, en etapa posmenopáusica y colon-recto. Este factor de riesgo también se asocia a tumores de esófago, riñón, páncreas, vesícula y ovarios.

La práctica regular de actividad física disminuye la incidencia de tumores malignos como cáncer colorrectal y de mama. Según el relevamiento de 2013, el porcentaje de mujeres encuestadas que refirió actividad física baja fue del 57 y en el caso de los varones, del 52. La prevalencia es superior en personas de más de 65 años, reflejando un 68% de actividad física baja.
 
Más del 70% de las muertes por cáncer de pulmón, bronquios y tráquea se atribuyen al consumo de tabaco, aunque éste ha disminuido en los últimos años en la población argentina. Se ha establecido una asociación entre el consumo de alcohol y cáncer de la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, hígado, colon-recto y mama. También se sospecha asociación con cáncer de páncreas y pulmón. 

 

Fuente: Gobierno de Salta.